DALI CD's

Con el lanzamiento del cuarto volumen a finales de 2015, el proyecto DALI CD se ha convertido en toda una tradición entre los leales clientes de DALI. Normalmente nos preguntan cuándo vamos a lanzar el siguiente.

Teitur-piano-industry-view.jpg

¿Por qué un CD?

Algunos se cuestionan el valor de un CD para probar nada. ¿No resulta el CD tan "del siglo pasado" en comparación a los nuevos formatos de alta resolución? Tecnicamente, la cuestión puede ser relevante y merece una respuesta a fondo. La calidad CD (estéreo, muestreo de 44.1 kHz y profundidad de 16-bit) ha sido criticada desde principios de los 80 por su limitado ancho de banda, resolución en bits restringida y un rango dinámico de "solo" 96 dB.

Muy pronto el lanzamiento de CDs fue inexorablemente malo, frío, agresivo, con bajos anémicos, duros límites de agudos, quizás porque los mejores técnicos de grabación y masterización todavía estaban centrados en los LPs. El CD requería una nueva serie de capacidades, siguiendo con el desarrollo de la grabación digital así como nuevas técnicas para transferiri y mezclar con cintas analógicas. Habiendo explotado su potencial, la calidad de los CD es mucho mejor en la actualidad. Un rango dinámico de 96 dB bien capturados, un ancho de banda con frecuencia de 20 Hz a 20 kHz, una correcta conversión... han llegado a ser lo que son, a ofrecer a una sorprendente verosimilitud, gracias a la evolución de la técnica.

Podría argumentarse que el principal valor de los formatos en alta resolución es que permiten a los ingenieros y fabricantes de equipo de grabación digital manga ancha a la hora de explorar la dinámica y la respuesta en frecuencia extendida de los medios en alta resolución. Lograr un sonido sobresaliente de un CD es, entonces, más necesario.

También hay que tener en cuenta que muchas grabaciones no han tenido en cuenta los límites técnicos del CD. En los CD de género pop se aplica una exagerada compresión dinámica y se cae en los pecados de la "guerra del sonido" para que la música suene "más alto" y sea "más excitante" en unos auriculares baratos, reproductores portátiles o un coche. El sonido de muchas reproducciones modernas, e incluso remasterizaciones de viejas grabaciones están comprimidas a un escueto rango dinámico de 10 - 15 dB, aminorando los agudos y potenciando los pasajes silenciosos de modo que la canción parece una pista uniforme y ruidosa que mantiene la atención del oyente. Esta tendencia se distancia de uno de los objetivos de la Alta Fidelidad: obtener una música natural y real.

En este contexto, 96 dB de rango dinámico resulta más que adecuado y puede ofrecer casi la perfección. Es posible que llegue el día en el que los audiófilos miren atrás con la nostalgia por no haber extendido el uso de un medio de alta calidad como el CD mientras el consumo generalizado gira en torno al MP3 y a otros formatos comprimidos con una calidad mucho menor.

Disfrutemos de la salud de los tesoros musicales disponibles actualmente. ¡Larga vida al CD!

Lars Worre, Managing Director, DALI

DALI-CD-vol-3-blue-square.png